dom. Dic 4th, 2022
La idea de que Vicentin sea transformada en una sociedad de economía mixta es una posibilidad cada vez más realizable, según lo expresó el presidente del Banco Nación, Eduardo Hecker.

LA IDEA DE QUE VICENTIN SEA TRANSFORMADA EN UNA SOCIEDAD DE ECONOMÍA MIXTA ES UNA POSIBILIDAD CADA VEZ MÁS REALIZABLE. HOY, LOS PEQUEÑOS PRODUCTORES QUE DEFENDÍAN A LOS DIRECTIVOS DE LA EMPRESA, RECONOCEN QUE "YA NO SOMOS TODOS VICENTIN"

VICENTIN O “LA GRAN ESTAFA”

NINGUNO SOMOS VICENTIN

La idea de que Vicentin sea transformada en una sociedad de economía mixta es una posibilidad cada vez más realizable, según lo expresó el presidente del Banco Nación, Eduardo Hecker.

La intención de la toma del control de la cerealera por parte del Estado argentino ya se  venía pergeñando desde el momento en que el presidente Alberto Fernández asumía la presidencia, justo en el momento en que Vicentin se declaraba en concurso de acreedores.     

En realidad nunca se dejó de lado la posibilidad desde el momento en que el Banco Nación, uno de los acreedores principales, apoyó la propuesta de un cramdown, es decir una instancia previa a la quiebra en la que los acreedores pueden formular una propuesta alternativa, como tomar el control de parte de la empresa.

Estaba claro que por la magnitud de la estafa, por el grado de complicidad de esta empresa con el gobierno de Macri y por la cantidad de elementos que había para avanzar en términos judiciales, era necesario esperar la propuesta de Vicentin, la cual, seguramente iba a ser homologada por el juez del concurso, Fabián Lorenzini.

Aceptar esta propuesta implicaba “convalidar el fraude” y, teniendo en cuenta que significaba una quita del 80 por ciento en valor presente neto de los créditos del Banco Nación, según Hecker “esto sería un atentado al patrimonio colectivo”.

Presentada a los acreedores la irrisoria oferta, la empresa comenzó velozmente un proceso de extranjerización a través de la venta de las acciones de Renova por un valor de 122 millones de dólares, monto que desapareció inmediatamente y aún permanece oculto.

Renova es la planta modelo de producción de biodiesel que el grupo Vicentin instaló en la ciudad de San Lorenzo, Santa Fe, y que le fue vendiendo en partes a la suiza Glencore, dueña de Oleaginosa Moreno, hasta quedar repartida en 50% para cada una.

UN JUEZ PARA VICENTIN

En segundo lugar, el propio Vicentin admitió por primera vez que recurriría a la venta de activos (desguace) para pagar deudas, empujada por el propio juez de la convocatoria, Fabián Lorenzini, quien le rechazó la primera propuesta de pago que no establecía el desguace.

En este contexto, los socios de Vicentin se quedan como socios minoritario y termina produciéndose una mayor concentración del mercado de granos, negocio de por sí bastante opaco donde el estado no tiene ningún tipo de presencia y donde todos los días, los argentinos,  por cada dólar que entra perdemos otro que queda afuera.

Teniendo en cuenta la situación delictual de la causa, la Corte Suprema de la provincia de Santa Fe decidió sacarle el expediente al juez Lorenzini, quien era permeable a los intereses de los directivos de la empresa.

Asimismo, la Corte caracterizó la oferta de Vicentin como una propuesta ilegal, porque no sólo plantea una quita exagerada de la deuda, sino que también se descapitaliza a la empresa vendiendo el patrimonio que está en concurso de acreedores.

Si con el presidente de Vicentin encarcelado y puesto luego en libertad bajo el pago de una jugosa fianza, acusado de haber fraguado los últimos balances para pedir créditos cuando no tenía la capacidad de pago.

Si con los  avances en la justicia penal en donde está involucrado el directorio del Banco Nación del gobierno anterior y los directivos de la empresa.

Si con una deuda de 400 millones de dólares que el Estado tiene para cobrar en el proceso Vicentin con el banco nación, con el banco Provincia, con el banco ciudad, con la AFIP, con la Aduana, con la administración de rentas de Salta, Chaco, Santa Fe. 

¿No es hora de que el Estado puede utilizar los derechos que le da ser el acreedor principal?

LAS DOS CARAS DE VICENTIN

Ahora se abrirá una nueva instancia en donde ya no se acepta la propuesta de Vicentin, sino que los propios acreedores hacen propuestas para quedarse con la empresa, en la que el Estado tiene un poder de fuego importante ya que cuenta con el apoyo  del Ministerio de Agricultura, de Economía  y de Desarrollo Productivo para dar una solución.

Podríamos tener, en acuerdo con los productores agropecuarios y con varias cooperativas la configuración de una Empresa Mixta que permitiría un mayor control sobre el comercio exterior (por ende sobre los dólares).

Asimismo, se fiscalizaría más adecuadamente la recaudación aduanera y permitiría con una modificación en el plan de negocios que tiene la empresa ser un actor dentro el mercado de alimentos incidiendo en los precios.

Una opción a la inflación que podría fijar los precios de referencias que hoy, entre el castigo de la guerra y la avaricia de los mercados concentrados (formadores de precios), han dejado de existir.

Fabiola Enríquez

Spread the love

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *