lun. Sep 26th, 2022
Se dice que en los últimos años de vida, el árabe loco Al-Hazred escribió el Necronomicón o Al-Azif, que es la forma rifeña para referirse al ruido que hacen los insectos cuando anticipan la locura o la muerte.

IGUAL QUE EN LA METÁFORA DEL ÁRABE LOCO, EL DRON ISRAELÍ TRAE CONSIGO LOCURA Y MUERTE.

EL ÁRABE LOCO

LA PESADILLA DEL ÁRABE LOCO

Se dice que en los últimos años de vida, el árabe loco Al-Hazred escribió el Necronomicón o Al-Azif, que es la forma rifeña para referirse al ruido que hacen los insectos cuando anticipan la locura o la muerte.

La argentina-venezolana Valeria Cortes, que vivió desde el 2013 en la Franja de Gaza, confirma la asechanza de esas fuerzas cuando observa los suburbios de la ciudad mientras sucumben bajo el manto de un clima apocalíptico:

“Siempre tenemos un eco de fondo que son los mortíferos drones que aquí les llaman “zanana”, porque en árabe significa zumbido de mosquito. Y es en verdad un sonido muy torturante que ellos emiten de forma constante y que se nota más cuando vuelan a baja altura. Cuando no hay un dron cerca te das cuenta como uno vive atormentado por ese ruido infernal”.

Como en El Necromicón, pero en versión moderna, encontramos  la unión entre máquinas mortíferas y bestias humanas regresando con propósitos oscuros y misteriosos de la mano del sionismo.

Esta aberración que reaparece en el siglo XX en la región Palestina, atrofia la visión crítica de numerosas autoridades religiosas y organizaciones legales y en los círculos académicos, pese a advertir las nefastas consecuencias que conlleva su obra, nadie se atreve a denunciarlas.

EL ÁRABE LOCO ENTRE ÁNGELES Y DEMONIOS

Cuenta la leyenda que el árabe loco Al Hazred no participaba de la fe musulmana, adoraba a unas desconocidas entidades a las que llamaba Yog-Sothoth y Cthulhu y muchos pensaron que su historia y su libro se perderían en las arenas del tiempo, pero no fue así.

Todos los días, antes del anochecer, el rojo crepúsculo tiñe la zona de Jabalia, al norte de Gaza. El trueno de los bombardeos han menguado pero el oído no descansa; el dron, el  Kitab Al Azif despierta a las viudas y aterroriza a los niños, mientras que los djins y gules (demonios en árabe) salen de sus recintos semíticos para alimentarse de seres humanos.

Los drones o Al Azif vigilan, eligen a sus víctimas y matan, especialmente niños.

No hay daños colaterales. “Gaza está bajo total escrutinio de las fuerzas sionistas, por eso digo especialmente la de asesinar niños. No hay daños colaterales, tienen una tecnología avanzadísima. Los matan porque los quieren matar, los matan porque desean matarlos”, afirma la brigadista argentino- venezolana.

Un Médico Sin Frontera relata: “Llegó a la sala de operaciones una niña, víctima de un ataque aéreo, con tal grado de destrucción que los cirujanos solo pudimos pedirle al anestesista que la durmiera para terminar con su sufrimiento. Nosotros nada podíamos hacer.

Estábamos curando a un chiquito con quemaduras severas, había que cambiarle los vendajes. Lloraba por temor al dolor que eso le iba a provocar. Le aseguramos que esta vez lo íbamos a hacer con anestesia. Hablaba mucho, obviamente en árabe. Le pregunté a un compañero que conocía el idioma ¿qué dice? «Dice: ¿No se dan cuenta que soy un niño?». Y a mí me emocionó porque me pareció que ese grito era el de todos los chicos de Palestina a sus ocupantes. ¿Es que no se dan cuenta que son niños?

Aquí tenemos electricidad solo 6 horas al día. Todas las casas tienen que tener una pequeña batería para por lo menos tener unas lucecitas led. Todos los teléfonos móviles en Gaza tienen linterna, porque aquí vivimos el 80% del tiempo en la oscuridad, por eso los médicos de Gaza tenemos que operar con las linternas de los celulares”.

LA METÁFORA DEL ÁRABE LOCO

Según el árabe loco, desde que hombres y djinns fueran arrojados al mundo terrenal, han compartido sus destinos; se dice que cada vez que nace un humano también surge su ‘compañero’ o qarin, que lo seguirá́ el resto de su vida.

Asimismo, el Corán sostiene que el qarin es un djinn que alienta la maldad en las personas y que fue creado por Alá, al igual que los ángeles, ante que el hombre habitara la tierra.

Dado que fueron los primeros seres capaces de razonar, su finalidad era exclusivamente la adoración de Alá, hasta que apareció el ser humano y comenzaron a tomar el camino del mal, quizá por imitación o semejanza.

Existe una nueva intifada, que en árabe significa “un despertar a sobresaltos”. La primera fue una revuelta palestina contra la ocupación israelí que comenzó en diciembre de 1987, pero ahora, la intifada es el producto del zumbido escalofriante del dron israelí, el cual nunca más permitirá que los habitante de la Franja de Gaza vuelvan a dormir en paz y de corrido.

El Al Azif y el murmullo enloquecedor de sus demonios…se encargarán de que así sea.

Fabiola Enríquez

Spread the love

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.